Ya sea que el período de entrenamiento para utilizar el baño ya haya terminado con éxito o que aún te encuentres en plena instrucción, llega un momento en que es necesario salir del pañal y que el niño tenga su propia ropa interior.

¡WOW! Su propia ropa interior. ¿No es increíble como los niños tienen esa capacidad de crecer a la velocidad de la luz? Pues bien, ha llegado el momento de comprarles sus primeras prendas de ropa interior y aquí te daré unos puntos para tener en cuenta a la hora de ir por ellas.

 

Ten en cuenta los estilos

Al igual que encuentras diferentes modelos de ropa interior para hombres y para mujeres, encontrarás también diferentes modelos de calzoncillos y panties para niños entre los que podrás escoger los que más se adecúen al estilo, la comodidad y la independencia de tu hijo.

Cuando se trata de sus primeras prendas de ropa interior después del pañal, el modelo que más se escoge es el “brief”, tanto para niñas como para varones.

La razón es que este modelo es muy cómodo para los pequeños y el diseño no difiere tanto del pañal que acaban de dejar, por lo que se sentirán a gusto y contenidos.

Una vez que los niños crecen y se acostumbran a la ropa interior se los puede introducir en el resto de los estilos como los bóxer y bóxer brief para varones o bikinis para niñas.

Comodidad: factor principal

Factor principal y excluyente a la hora de que los niños quieran o no mantener su ropa interior puesta.

La comodidad depende de varios factores. Ten en cuenta que la piel de los niños es muy sensible y que, la verdad sea dicha, no estarán dispuestos a “acostumbrarse” a una prenda que les moleste. Además del estilo de la prenda interior es aconsejable tomar en cuenta factores como el elástico de la cintura y la entrepierna.

Asegúrate de que sea ancho en la cintura y que ajuste lo necesario para que la prenda no se deslice pero no tanto como para que deje dolorosas marcas en su piel.

Igual de importante es la cantidad de etiquetas que tiene la prenda que escojas ya que pueden generar picazón y otras molestias a los pequeños.

Aunque siempre puedes cortar las etiquetas de la prenda, es mucho más cómodo para ti y tu pequeño escoger panties o calzoncillos que incluyan las instrucciones de lavado y características directamente en el empaque y no como una etiqueta dentro de la prenda.

Talle correcto

La elección del talle está estrechamente ligada a la comodidad del niño. Es importante escoger el talle correcto para evitar que la ropa se le caiga o que, por el contrario, le quede tan ajustada que sea imposible vestirla (Pon atención a signos de incomodidad como continuo ajuste de la prenda de ropa interior, picazón muchas veces ocasionada por elásticos muy ajustados o que directamente el niño solicite que se le quite la prenda).

Generalmente se aconseja comprar el mismo talle de pantalón que esté llevando el niño en ese momento, aunque siempre en mejor tomarle las medidas o directamente llevarlo contigo para probarse las prendas y que participe del momento de la elección (Si es que estás preparada física y mentalmente para hacerlo).

Un buen consejo es comprar una sola prenda o un paquete de dos o tres prendas de ropa interior para asegurarse de que tu hijo o hija se siente cómodo tanto con el talle como con el modelo escogido. Una vez confirmado esto, ya puedes ir por más.

Material, color y diseño

Sin dudas el color y el diseño será lo primero que llame tu atención y te lleve a escoger una prenda pero debes recordar que ésta será la primera experiencia de tus hijos con la “ropa interior de grandes” y deberás tener algunas cosas en cuentas a la hora de la elección.

Entre los diferentes materiales con los que están confeccionadas las prendas de ropa interior para niños podrás encontrar el algodón, el algodón 100% orgánico, el nylon y las mezclas de materiales. De más está decir que el algodón es la opción más segura ya que permitirá que la piel de tu pequeño respire con más facilidad, se elimine la humedad y se reduzca considerablemente el riesgo de infecciones por hongos y la suavidad de la prenda evitará roces dolorosos con su delicada piel.

Sabemos que los pequeños irán directamente a las prendas más coloridas que puedan encontrar. Si bien el color hace una prenda más alegre y divertida debes tener en cuenta que muchas de las tintas utilizadas para teñir la prenda pueden causar reacciones alérgicas.  Gran cantidad de pediatras recomiendan que las prendas de ropa interior de los niños sean de algodón y completamente blancas para evitar estas reacciones adversas a las tinta.

Lo cierto es que como adultos a cargo de un niño sabemos que el blanco es el color que menos les atraerá. En reglas generales, cuanto menos les atrae una prenda a los niños, más difícil será que la vistan. Pero, ¡no desesperes!

Podrás encontrar prendas de ropa interior para niños en colores claros como el blanco, amarillo, rosa, celeste, verde agua, etc. con vivos en los elásticos o diseños atractivos (dibujos animados, superhéroes, princesas, etc.) aplicados en la parte delantera o trasera. En el caso de que la única opción sea el color fuerte, trata de asegurarte de que se trata de prendas tratadas con tintas hipoalergénicas.

Por último, aunque se trate de piezas encantadoras, olvida por completo la idea de comprar calzones con piedritas, cintas, brillos, volados o cualquier otro extra para evitar el desgaste de las prendas rápidamente (Seamos realistas. Muy pocas madres tienen el tiempo de lavar a mano las prendas de sus hijos).

Recuerda los “must haves”: fácil de poner, fácil de quitar, fácil de lavar, fácil de guardar.

Fuente: lenceria.about

Abrir chat