Seleccionar página

Desde una simple tela, pasando por el corsé, hasta llegar al sujetador que hoy conocemos. ¿Quieres conocer la historia del sujetador?

Con el fin de levantar y poner en relieve sus senos, la mujer se ha sometido a torturas como la del corsé. Sin embargo, como reacción ante las limitaciones de esta prenda, se empezó a buscar y a crear alternativas que permitieran mayor libertad y comodidad. Así, en 1907, un diseñador francés, Paul Poiret, inventó el primer prototipo del sujetador que hoy conocemos. No obstante, no lo patento y tampoco supo venderlo de forma atractiva.

Años más tarde, en 1913, Mary Phelps Jacop, dama de la alta sociedad de Nueva York, tuvo un gran problema: no podía lucir su vestido de gala por culpa del corsé. Por lo visto, esta prenda estropeaba completamente el escote. Por suerte, su doncella tuvo una gran idea: con dos pañuelos de seda, una cinta y un cordel creó una especie de sujetador. Triunfo en la fiesta, su invención ganó popularidad y se empezó a comercializar. 

En los años 30, los sujetadores empezaron a adquirir muchas de las características que tienen hoy: letras para el tamaño de las copas, cierres de corchetes y tirantes regulables. Con el tiempo, hubo muchas mejoras en cuanto al tejido y elasticidad, por lo que su popularidad aumento entre las mujeres mas jóvenes.

Poco más tarde, hizo su aparición el famoso sostén de pico que lucían los iconos sexuales de la época. Gracias a su aparición en las películas de Hollywood y a las potentes campañas de Marketing, no tardó en ganar popularidad. Así, en los años 50, el sujetador torpedo crea la silueta más reconocible de la época.

En los años 60 y 70 algunas feministas lo consideraron un ejemplo de subyugación femenina y dejaron de usarlo. Sin embargo, una gran mayoría seguía utilizándolo por comodidad, necesidad o por simple elección personal. Eso sí, se empezó a apostar por la comodidad y la funcionalidad.

Historia del sujetador en los últimos años

En los 90 y 2000 vuelven los sujetadores como potenciadores de la sensualidad femenina. Los ángeles de Victoria’s Secret hacen su aparición en 1995 y se empezó a jugar con la estética del sujetador como prenda de vestir.

En las últimas dos décadas, los sujetadores han vivido su mayor evolución. Se han diseñado de todas las maneras – sin tirantes, espalda descubierta, con y sin relleno, con o sin aros…-.

Desde su primera versión, la silueta ha cambiado desde las formas cónicas hasta las más naturales, pero siempre manteniendo su estructura básica.